Tipos de mantenimiento industrial

Dentro de las estrategias de cuidado de la maquinaria e instalaciones industriales se emplean distintos tipos de mantenimiento. Todo ellos sirven para garantizar el buen estado de los equipos y permitir que las empresas continúen con sus operaciones y productividad sin largas o complejas interrupciones. Asimismo, preservar la integridad y seguridad de los operarios y demás trabajadores. 

Una empresa preocupada por sus empleados y equipos contempla distintos tipos de mantenimiento industrial. Estos se incluyen dentro de un plan integral que busca evitar fallas o daño permanente en máquinas. Con nuestra asesoría podrías poner en marcha un efectivo calendario de mantenimiento correctivo subestaciones eléctricas. Dicho calendario es un apoyo para el funcionamiento de tu empresa mantenga un ritmo favorable.

Adicional, te explicaremos la tipología aplicada al mantenimiento. Con la siguiente información podrás tomar decisiones inteligentes y oportunas que te ahorrarán muchos dolores de cabeza. 

Tipos de mantenimiento industrial

Por su propósito, el mantenimiento puede prevenir los riesgos, actuar en el arreglo de fallas de acuerdo a la predicción o corregir los problemas una vez se han presentado. 

Mantenimiento preventivo 

Este es el tipo de mantenimiento industrial más recomendado. Su implementación se consigue una disminución al mínimo de los riesgos de fallas operativas. La finalidad de las tareas que lo componen es impedir la aparición de errores en el funcionamiento de la maquinaria, la avería o el reemplazo de piezas. 

Se lleva a cabo a partir de un cronograma que busca adelantarse a la aparición de cualquier problema y cuando se implementa de modo regular se consigue alargar la vida útil de los equipos. Por lo tanto, se le considera uno de los tipos de mantenimiento más efectivo porque ahorra la compra de repuestos y nuevos aparatos o herramientas. 

El mantenimiento preventivo es sistemático y se ejecuta de acuerdo al historial de la pieza o máquina y un seguimiento riguroso de las fallas pasadas. A partir de esos datos, se establecen los intervalos en los que debería intervenir el personal técnico y de mantenimiento para evitar la falla. Además, puede clasificarse en: 

  • Programado: una vez se ha cumplido un lapso, se han alcanzado ciertas horas o kilómetros de operatividad. 
  • De oportunidad: se realiza cuando la maquinaria no está en uso. 

Mantenimiento predictivo 

Este consiste en la revisión, monitoreo y el análisis de la operatividad y datos que arrojan las máquinas durante su funcionamiento para predecir cuándo podría presentarse la falla. De tal modo, que se elija programar una tarea de mantenimiento predictivo. 

Una señal de alarma es la manifestación de valores o comportamientos anómalos en los equipos. El equipo técnico de mantenimiento deberá proceder con una comprobación a profundidad y un posible reemplazo de piezas, de ser necesario. 

La clave de este tipo de mantenimiento es la anticipación basada en información y no en un cronograma de tareas sistemáticas como sucede con las actividades preventivas. Para su puesta en marcha requiere de otros equipos especializados en el monitoreo de vibraciones, aceite, fluidos, ruidos, visualización y termografías. 

Igualmente, sensores o dispositivos conectados a las máquinas que envíen datos a un software de mantenimiento con modelos predictivos para establecer comparaciones y patrones de predicción de averías. 

El mantenimiento predictivo puede formar parte de una estrategia para atender a la maquinaria menos prioritaria y reducir los costos y la frecuencia de las tareas de prevención. Su objetivo no es recurrir a los cuidados sistemáticos, sino solo cuando sean necesarios para evitar fallas, por lo que las empresas disminuirán las horas productivas perdidas por el mantenimiento y solo utilizarán su presupuesto para la compra limitada de suministros y piezas. 

Correctivo: mantenimiento que repara

A diferencia de los dos tipos de mantenimiento industrial que ya describimos, el correctivo se enfoca en la reparación de la falla una vez la misma se ha presentado. Las acciones correctivas se deberán efectuar con rapidez luego del problema con la maquinaria, la cual ha dejado de funcionar o se encuentra operando fuera de los estándares requeridos por la producción. El propósito del enfoque correctivo es reanudar las operaciones en el menor tiempo posible, pues lo que se intenta es solucionar una incidencia que se considera crítica para la empresa. 

Hay que tomar en cuenta que los tiempos de reparación, el costo de reemplazo de piezas o máquinas y el incumplimiento del cronograma de producción puede representar un gran problema económico para cualquier negocio. Por lo tanto, sugerimos recurrir al mantenimiento correctivo con mucha precaución. 

Aunque este mantenimiento responde más comúnmente a los imprevistos, puede planificarse dentro de un plan. En ese caso, se busca hacer una detección temprana de la falla monitoreando errores. Se pauta la corrección a corto o mediano plazo. Sin embargo, no tiene capacidad de prevenir o predecir, pues el funcionamiento de la máquina ya se encuentra comprometido sin llegar a dañarse o detenerse por completo. 

Cuando no es planificado, es una acción reactiva a un fallo que se ha presentado por ausencia de cuidados y supervisión periódica. En este caso, el costo será más elevado y el tiempo de inactividad puede que se salga de control.

Puede interesarte leer: Errores al elaborar un plan de mantenimiento

A cero horas 

Con este procedimiento se interviene una máquina para dejarla con cero horas de operatividad y se efectúa cuando hay signo de desgaste o bajo rendimiento. Durante las labores de mantenimiento se reemplazan partes, de tal forma que el equipo parezca como nuevo. Es beneficioso para alargar el funcionamiento de aparatos y conseguir una sustitución casi total por un costo más bajo.  

Dar mantenimiento en uso 

Es uno de los tipos de mantenimiento que implica baja intervención y puede ser realizada por los operarios o demás colaboradores, ya que no requiere de un conocimiento especializado. Las acciones son muy simples y no se consideran, como tal, capaces de prevenir futuras fallas. Pueden ser útiles para alertar a los técnicos. El mantenimiento en uso incluye la observación o verificación del funcionamiento y limpieza superficial de las máquinas. 

Con esta información clara, contáctanos para asesorarte sobre las tareas y programación del mantenimiento subestación. 

Artículos relacionados