Humedad y electricidad

Durante la temporada de lluvias es importante cuidar y dar mantenimiento a subestaciones eléctricas. De esta manera es posible garantizar el flujo de energía para dar continuidad a las operaciones. Es durante esta temporada donde puede darse una combinación peligrosa: humedad y electricidad. 

Sería imposible erradicar la humedad, pues es una consecuencia natural de la presencia del agua. Pero, ¿cuál es el grado de afectación para los equipos eléctricos? En Power Rent te contamos todo lo que necesitas saber al respecto. Contactanos y accede a las mejores soluciones en energía. 

¿Cómo afecta la humedad en la electricidad?

Con el paso de los años, la humedad se acumula en los materiales de construcción. Al no tener vía de escape, atraviesa las paredes. Es ahí donde los circuitos eléctricos se encuentran en una situación peligrosa. 

El alto nivel de conducción que tiene el agua puede afectar el funcionamiento del cableado eléctrico. Se ha detectado que, ante la presencia de humedad, se pueden sufrir fallos en las conexiones, cortocircuitos e incluso aumenta el riesgo de accidentes por electrocución. En algunos casos, los altos niveles de humedad y los fallos en el circuito eléctrico provocan incendios fatales en las instalaciones.

Algunas consecuencias menos graves son la oxidación de elementos metálicos, así como la presencia de hongos y moho. También compromete la vida útil de los suelos y mobiliarios de madera. Las personas con problemas de asma y enfermedades respiratorias pueden tener complicaciones en su salud, aunque personas sanas pueden presentar estas afecciones como consecuencia de la exposición prolongada.

¿Cómo afecta al cableado interno entre muros y paredes?

Las afecciones en el cableado eléctrico ocurren por filtraciones y capilaridad. Una filtración es notable, pues el agua traspasa por ranuras y grietas en muros, paredes, ventanas, puertas y techos. 

Por su parte, el fenómeno de capilaridad ocurre cuando el agua del exterior se deposita en el suelo, lo que produce fisuras y desgaste en las bases del edificio. Es así como se cuela el agua acumulada, lo que causa graves daños en la estructura. 

En ambos casos, el agua penetra muros y paredes. Es así como llega al cableado y se convierte en el conductor eléctrico perfecto, lo que puede provocar daños fatales. El mantenimiento a las instalaciones eléctricas es importante para la prevención. Con él, es posible encontrar problemas de este tipo, actuando siempre en vía de prevención.

Consecuencias 

Como hicimos mención con anterioridad, la presencia de humedad en las instalaciones eléctricas trae consigo consecuencias como: 

Cortocircuitos

Estos implican un deterioro parcial o total del cableado eléctrico. Es necesario hacer actividades de mantenimiento en la instalación eléctrica para prevenir la interrupción de los procesos o accidentes graves.

Electrocuciones

Las electrocuciones pueden tener consecuencias fatales, ya sea lesiones graves o incluso la muerte. Es importante contar con un protocolo de emergencia ante estos eventos, pues pueden ocurrir incluso durante las labores de mantenimiento.

Incendios

Un cortocircuito, al agravarse, puede provocar un incendio. Esto puede provocar pérdidas materiales e inclusive de vidas, por lo cual es importante prevenir. 

¿Cuándo es peligroso?

La humedad tiene una presencia constante en el ambiente. Incluso en el reporte del clima es posible encontrar un apartado dedicado a la humedad en el aire. Los edificios no son la excepción, pues las paredes absorben cierto grado de humedad. 

El problema es que las humedades estructurales en los edificios pueden provocar graves accidentes en la instalación eléctrica. Pero no se trata de un proceso irreversible. De hecho, para que la humedad cause problemas en la instalación eléctrica, se requiere de una exposición prolongada.

Recomendaciones

No existe una solución para acabar con la humedad de manera permanente. Se ha trabajado en investigaciones y experimentaciones para conseguir materiales que resistan o repelan la humedad. Pero, mientras se encuentra la solución, es recomendable cuidar el bienestar de las instalaciones eléctricas.

Para ello, evita conectar equipos eléctricos en zonas que tengan síntomas evidentes de humedad. Antes de hacerlo, revisa el área y asegúrate de que no haya presencia de agua o de hongos. Incluso si empieza a producirse un cortocircuito, podrás escuchar un ligero crujido. De esta manera podrás dar señal de alarma e interrumpir el suministro de energía para evitar situaciones riesgosas. 

En caso de que esto ocurra, ponte en contacto con un equipo de profesionales que te ayude a encontrar la mejor solución. De esta manera evitarás costes más elevados para tu empresa.

Recuerda que las labores de mantenimiento a subestaciones y a las instalaciones eléctricas son indispensables para la prevención. Contactános y accede a un servicio integral. Contamos con más de 15 años de experiencia que respaldan nuestras soluciones en energía. Te estamos esperando. 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *